martes, 4 de junio de 2013

Terroristas somos. Sobre la censura en el cine y el video político y disidente sexual

Clasificación 4 / “Gravemente Peligroso”
Terroristas somos. Sobre la censura en el cine y el video político y disidente sexual


La censura es una de las formas de represión que tiene un sistema para mantener a la fuerza bajo su dominio, controlando cualquier producción artística e intelectual que trascienda los marcos habituales de expresión y de pensamiento.” 1
La imagen (en movimiento o no) es política. ¿De qué forma le importa al Estado controlarla-censurarla? No es casualidad que las posturas de disidencia política y sexual sean las primeras en ponerles fuerte atención para su inmediata censura2. ¿Por que les resulta tan molesto y peligroso hablarles de esto? Porque estamos atentando contra su estructura de lo que ellos protegen como Estado controlador de la cultura. Es decir, pretenden proteger a la familia como institución donde fácilmente puede reproducirse la forma en que la sociedad se organiza (o la organizan). Existe un padre-gobernante,que protege y castiga, una madre-dadora de valores y moral, unos hijos e hijas que obedecen órdenes o de lo contrario reciben un castigo. Y es, además, una familia heteronormalizada en el que el uso de genitales (obviamente sólo los de los adultos) es exclusivo para la reproducción bla,bla,bla... Y con esto se nota la estructura heteronormativa y heterosexista que claramente, y sin tapujos, nos imponen con lo que podemos o no ver (en cine).
La censura en el cine tuvo mayor auge durante la década de los 70's, no importa si estabas en España haciendo Bienvenido Mr. Marshall, o en Italia haciendo Saló, o en Argentina haciendo Operación masacre. La regulación de lo que podía difundirse en el cine lamentablemente alcanzó a muchos y detuvo el proceso de producción en muchos otros.
Me parece pertinente señalar 3 la conformación de la “comisión de censura” en Argentina de 1966 a 1973. Eran tres miembros del Ministerio de Educación y justicia; tres del
Consejo Nacional del menor; tres del Consejo Nacional de Educación, y siete, uno por cada Institución de la Liga de padres de familia, la liga de madres de familias, el
Movimiento familiar cristiano, la Obra de protección a la joven , la Unión Internacional de Protección a la Infancia, y La obra privada de asistencia al menor; en la constitución de este
aparato de censura queda clara la influencia ultra-católica. Estos representantes tenían voz y voto; pero para que haya alguien vinculado con el cine se incluye a un representante de los productores cinematográficos y a otro, de los exhibidores, pero estos dos , con voz y sin votos. 4
Sexo, moral, política, ideología, libertad de expresión, todo estaba bajo la lupa en
momentos donde la iglesia y los organismos gubernamentales de la represión coincidían en
una misma misión, que era la de vigilar y proteger al ser nacional y la moral de los
argentinos” 5
Así pues, una de las formas más fáciles (y por lo visto eficaces) del Estado para controlar la cultura, es por medio del cine. Ya nos cuenta Maximiliano Curcio (hablando de Enrique Carreras y Emilio Vieyra 6 ) cómo fueron cómplices de reproducir una ideología nefasta por donde se mire.
Por otro lado, siendo el cine un arma política, los realizadores la disparaban como instrumento de denuncia para evidenciar una realidad e identidad propia, y al mismo tiempo, era un arma militante para contribuir a las luchas de liberación revolucionaria.
Politizar el cine (que en cierto sentido siempre lo está) en aquella época valió la libertad y la vida de muchos realizadores por atentar contra la “buena moral” que esos gobiernos militares exigían.
La persecución artística fue parte de un plan siniestro para acallar ideas, emprendida que alcanzo limites inusitados al momento en que se prohibía hacer referencias al cuerpo militar, ya sea en tono de bromas o de manera acusatoria.” 7
... la mejor manera de resistir la ley represiva, es alentar precisamente el desarrollo de las expresiones que afecten al propio sistema.”8
Si tanto atentamos contra su protegida familia, contra su “buena moral”, contra su iglesia, contra su idea militarizada de la sociedad, contra su estructura heteronormativa, etc,etc.. Si causamos tanto terror, entonces por qué no tomar (por única vez) lo que ha dicho Videla9: Un terrorista no es sólo alguien con un revólver o una bomba, sino también aquel que propaga ideas contrarias a la civilización occidental y cristiana.
Terroristas somos, ...cualquier persona etiquetada por la sociedad como monstruosa, peligrosa o molesta puede ser llamada terrorista. Y si el tema del sexo o el género está de por medio entonces hay motivos mayores..” 10
¿Se puede ser terrorista desde prácticas artísticas? Indudablemente. Me parece que la acción directa11 propuesta principalmente por grupos anarquistas es eficiente a un nivel simbólico como resistencia política hacia el Estado igual que las prácticas artísticas que tienen un contenido político, disidente y anti-sistema.
La radicalidad de la violencia nos sitúa en el filo, en la transmutación de una época que exige que revisemos nuestros conceptos clásicos, que sacudamos las teorías y las actualicemos.12
De modo que se puede afirmar un atentado, una transgresión, un posicionamiento que traspasa todo aquello que el Estado quiere proteger con el fin de dominar y controlar. Diana Torres en su libro “Pornoterrorismo” nos diría que Tendrán que joderse porque donde haya una norma, una ley, un protocolo, una moral rígida o una educación al servicio del poder, habrá transgresiones.
Por otro lado, según el diccionario de la Real Academia Española, terrorismo es: Sucesión de actos de violencia ejecutados para infundir terror. 13 A lo que me pregunto ¿no es acaso el Estado represor, militarizado aquel que genera pánico, no es el que desaparece, mata y persigue a todo quien subvierta las ideas capitalistas, conservadoras, derechistas, no es aquel que propaga miedo y desconfianza con su institución policial hacia las y los ciudadanos, no es el que tapa la sangre con una sábana para hacernos creer que no pasa nada? Bajo este concepto de la RAE, ¿quién es el terrorista entonces?
Habiendo leído lo anterior, y en un pequeño apartado, puedo hablar de lo que Sayak Valencia denomina capitalismo gore. Y ella lo refiere como: el derramamiento de sangre explícito e injustificado (como precio a pagar por el Tercer Mundo que se aferra a seguir las lógicas del capitalismo, cada vez más exigentes), al altísimo porcentaje de vísceras y desmembramientos, el género y los usos predatorios de los cuerpos, todo esto por medio de la violencia más explícita como herramienta de <necroempoderamiento>14.
La historia contemporánea ya no se escribe desde los sobrevivientes sino desde el número de muertos. Es decir, “los cadáveres como respuesta al carácter netamente utópico de los discursos oficiales sobre la globalización” 15
... ponen en el mapa discursivo la posibilidad de pensar en la necesidad de que una disidencia efectiva y no distópica debe estar emparentada con las cuestiones de desobediencia de género y con el transfeminismo; debe crear también alternativas comunes en las cuales pueda participar activamente la sociedad civil.”16
La resistencia política y el terrorismo anarquista puede llevarse a cabo desde distintas aristas como mencioné antes. ¿Qué pasa cuándo tu trabajo artístico es feminista, pornográfico, anarquista, disidente? La misma Diana Torres nos diría: el pornoterrorismo surge como reacción a un sistema que se nos mete entre las piernas para instalar en nuestros sexos dispositivos de control. “Terrorista es un adjetivo del que me he apropiado, como tantos otros, para que al menos me lo digan con motivos. Hago esto porque en el fondo, quiero darles la razón, solo así, convirtiéndome en lo que dicen que soy, me tendrán en cuenta.”17
Lo encarnizado del capitalismo gore no deja más salidas que la creación de nuevos sujetos políticos para el feminismo, es decir, “un devenir mujer entendido como ruptura con el modo de funcionamiento de la sociedad actual”. 18


Por un cine que enfrente a la censura” 19
A manera de conclusión.
Aunque me interesa específicamente lo relacionado a latinoamérica para esta investigación, y aunque este personaje podría tener su propia tesis, me parece que la historia biográfica 20de Pasolini es importante para los temas que he abordado a lo largo de este escrito.
Brevemente comento que Pasolini fue un escritor, poeta, guionista y director de cine italiano en las décadas de 60 y 70. Después de la segunda guerra mundial se unió al Partido Comunista Italiano, pero fue expulsado dos años después a causa de su homosexualidad.
La carrera del cineasta se trunca cuando, en 1975, se estrena un film que convulsiona a toda la sociedad italiana y hace que el autor sea objeto de multitud de amenazas de muerte y presiones políticas: Salò o los 120 días de Sodoma, en la que Pasolini adapta al Marqués de Sade con toda crudeza, desdibujando los límites convencionales y cinematográficos que encierran el erotismo, pornografía, expresión, sadismo, provocación y degradación humanas Todo esto se desarrolla en la República de Saló durante los años 1944 y 1945, en plena ocupación nazi. La película fue censurada en varios países por su contenido sexual y político.
Ante lo escrito-leído a través de este ensayo lamentablemente puedo hacer (casi a manera de fórmula) la siguiente secuencia en conceptos-palabras:
Arte /producción audiovisual /cine /video /violencia política /sexo / género/ censura /dictadura /represión / sociedad militarizada /capitalismo gore / terrorismo/ censura otra vez / persecución/ desapariciones/ muerte...
Aunque después del último concepto podría seguir con: educación, conciencia política, lucha, anarquismo, nuevas formas de organización, pedagogías libertarias, etc. eso lleva más tiempo en darse cuenta que ha funcionado. Lo que si es que hemos visto mediante esta “fórmula” cómo ante todo el terror y atentados mediante la realización de cine y video21 disidente sexual y político, la única solución que tiene el Estado para tal terrorismo es persecución, desapariciones y muerte.
No es casualidad que la trágica muerte de Pasolini en 1975 siga en caso abierto sin dar respuesta. Pensar en homosexualidad, cine de denuncia y fascismo juntos (entre muchos temas dentro de su caso) no podía tener muchas opciones de finales distintos a lo sucedido.
Al rededor de 40 años han pasado de estos acontecimientos de censura en el cine pero, evidentemente, continua.
TERRORISTAS SOMOS. Realizadores de cine y video disidente político y sexual. Transfeministas buscando caminos contra la censura.
Lo que hago lo hago [también] por todas las muertas y muertos que perdieron sus vidas porque sus sexualidades o sus géneros traspasaron la frontera de la norma(lidad). Mis armas son mi cuerpo, mi palabra y mi rabia y si algunx se muere de un infarto viendo lo que hago, me alegraré, aunque no sea eso lo que persigo.“22
1Marcela Jelen, Nancy Miranda y Ma.Eugenia Ursi, Cine, censura y política, Operación masacre, Trabajo de investigación monográfico, Argentina, 2000, pag. 4
2Hablando de cine y video en latinoamérica específicamente, por ahora.
3Para uso práctico de esta investigación que se interesa en lo ocurrido durante las dictaduras militares en la década de los 70 en latinoamérica.
4Tomado de Censura, cine y política, Argentina, 2000.
5 Getino, cit por, Jelen, Miranda y Ursi
6 Cineastas sumamente vinculados al gobierno militar argentino en la contribución de ambos para con la cinematografía nacional más partidaria por aquellos años.
7Maximiliano Curcio, El cine argentino desde la censura hasta nuestro días, Argentina, 2012, pag.3
8Solanas y Getino , cit por, Jelen, Miranda y Ursi
9Militar y dictador argentino
10Diana Torres, El miedo al placer no catalogado y a las prácticas deslegitimadas., Pornoterrorismo, Ed. Txalaparta, Bizkaia, 2011, pag. 65
11Resolución de conflictos por los mismos afectados y solidarios por la causa, sin intermediarios y atajando los problemas desde su raíz. La acción directa puede ser desde manifestaciones hasta actos de sabotaje, huelgas, okupaciones. En general, todas aquellas actividades que no tienen como objetivo pactar con el poder sino la confrontación directa contra ellos, teniendo ésta un carácter liberador, que busca destruir el poder y no tomarlo
12 Sayak Valencia, El capitalismo como construcción cultural, Capitalismo gore, Ed. Melusina, España, 2010, Pag. 51
13http://lema.rae.es/drae/?val=terrorismo
14Sayak Valencia denomina necroempoderamiento a los procesos que transforman contextos y/o situaciones de vulnerabilidad y/o subalternidad en posibilidad de acción y autopoder, pero que los reconfiguran desde prácticas distópicas y autoafirmación perversa lograda por medio de prácticas violentas.
15Pratt, cit por, Sayak Valencia
16 Sayak Valencia, Conclusiones, Capitalismo gore, Ed. Melusina, España, 2010, pag. 193
17 Diana Torres, Otra forma de terrorismo y la lucha contra la censura de lo <sexual>, Pornoterrorismo, Ed. Txalaparta, Bizkaia, 2011, pag. 68
18 Guattari y Rolnik, cit por, Sayak Valencia
19Diario CGT, Nro. 39, 20 de febrero de 1969. de Marcela Jelen, Nancy Miranda y Ma.Eugenia Ursi, Cine, censura y política, Operación masacre, Trabajo de investigación monográfico, Argentina, 2000. pag.4
20Por ahora no profundizaré en su filmografía, no por menos importante, sino por uso práctico de ésta investigación.
21Obviamente no sólo en cine y video, por desgracia ha habido en muchos campos del arte.
22 Diana Torres, Otra forma de terrorismo y la lucha contra la censura de lo <sexual>, Pornoterrorismo, Ed . Txalaparta, Bizkaia, 2011, pag. 68

No hay comentarios:

Publicar un comentario